Mostrando entradas con la etiqueta Típica granadina. Mostrar todas las entradas

Cuajada de carnaval

Este postre tan típico de Granada surgió de la necesidad de reciclar el dulce navideño al terminar las fiestas y se consiguió una auténtica delicia digna de compartir.
En mi caso el problema era que tenia mantecados de distintos sabores de la caja de surtido pero elegí este de chocolate que es el que mas me gusta.
Para el reto Color y sabor de temporada de febrero se sugirió hacer una receta con almendras y precisamente la almendra es un ingrediente imprescindible para la cuajada de carnaval, en este caso lo he incluido en la crema pastelera pero se puede agregar en cualquier parte del postre y es lo que le da el sabor tan bueno, yo le he puesto almendra crocanti pero se puede poner, como en la receta original, la almendra troceada y tostada tal cual.
La preparación es así de sencilla y el resultado escandalosamente rica.





Bilbainos

Os presento un bollo típico granaino, si, granaino, que no os engañe el nombre. El caso es que no se conoce la procedencia exacta pero es un dulce simbólico de Granada que consiguió mucha fama el siglo pasado (si no antes) pero hoy muy añorado por mayores ya que apenas se comercializa y algunas pastelerías solo lo hacen por encargo. 
Es un dulce muy fácil de hacer, de sabor delicioso y miga algo compacta pero blandita... una verdadera delicia. No tiene nada que ver con los bollos de mantequilla de Bilbao, no se parecen en nada y si lo hacéis vereis que es algo único.
Esta receta me la ha pasado un conocido que trabajó por mucho tiempo en un obrador que abastecía muchas cafeterías de Granada y aunque las cantidades eran demasiado grandes he procurado sacar la proporción adecuada.
Cuando niña solía comerlos cuando íbamos la familia a merendar al famoso Café Suizo, símbolo arquitectónico granadino que arrastra mucha historia. Podéis ver el reportaje tan completo, aunque breve, que hizo José Sanchez Montes y que publicó Desgranavideos al final de este post. 



Ingredientes:

  • 50 gr de aceite de girasol,
  • la ralladura de 1 limón,
  • 125 gr de azúcar,
  • 250 gr de leche,
  • 1 sobre de levadura química,
  • una pizca de colorante alimenticio,
  • 375 gr de Harina de repostería,
  • Azúcar para poner por encima.


Elaboración:

  1. Se pone en un bol el aceite y se van incorporando los demás ingredientes menos la harina.

  2. Se va añadiendo la harina y mezclandolo todo bien hasta tener una masa consistente pero blandita, apropiada para usar con la manga pastelera y que fluya bien, mas o menos como la de un bizcocho.
  3. En una bandeja de horno con papel de hornear se va echando la masa dejando mucho sitio entre unos y otros ya que se infla mucho. En una bandeja normal es ideal poner solo 4 para que al expandir no se peguen entre si.
  4. Se le pone azúcar por encima.
  5. Se hornea a 180º C entre 10 y 15 minutos, dependerá del horno que necesite mas o menos tiempo, lo ideal es fijarse y cuando empiecen a dorarse los filos ya está.
  6. Se dejan enfriar y en un desayuno o meriendo es un manjar. Me salieron 8 grandecitos y 6 pequeños algo mas dorados pero igual de ricos, eso al gusto.







No dejéis de ver este vídeo de lo que fue el Café Suizo de Granada, donde comí los mejores bilbaínos del mundo, pinchando AQUÍ.







  Image and video hosting by TinyPic

Sardinas en escabeche

Cuando en Desafío en la cocina se propuso hacer un escabeche me encantó la idea. 
Tengo algunas recetas de escabeche pero hay tantas variedades que merece la pena hacer otras distintas aunque sea por probar y tengo que decir que este escabeche me ha encantado y las sardinas salieron de fábula. También hay que decir que eran de una calidad superior a pesar de que ya había pasado la época de mejor consumo, estas eran duritas como rocas, super plateadas y deliciosas. Al limpiarlas les deje las huevas, pues me encantan y resultó que  en escabeche están muy ricas.
Esta receta es típica de zonas de montaña de Granada, se hacia este escabeche para conservar el máximo tiempo posible el pescado porque no era fácil tener durante todo el año en abundancia, no como ahora, claro. De este modo podían disfrutar de buen pescado hasta que volvieran a llevar a esas zonas mas altas de Granada.
Si queréis ver mas recetas de escabeche de mis compis de Desafío en la cocina no duces en pinchar AQUÍ, son deliciosas.



Ingredientes: 
  • 1 kg de sardinas, 
  • harina, 
  • sal,
  • 400 ml de aceite de oliva virgen extra, 
  • 6 dientes de ajo, 
  • 2 hojas de laurel, 
  • un puñadito de pimienta negra en grano, 
  • 1 cucharadita de orégano, 
  • 1 cucharadita de tomillo molido, 
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de La Vera, 
  • 100 ml. de vino fino o manzanilla, 
  • 100 ml. de vinagre.


Elaboración: 
  1. Se limpian bien las sardinas de escamas, cabeza y buche, además se cortan las aletas.

  2. Se secan muy bien, se salan y enharinan.
  3. Se fríen en abundante aceite bien fuerte para que se doren por fuera aunque quede por dentro algo mas crudas, se harán al final cuando se le eche el escabeche hirviendo.
  4. En un cazo se pone el aceite y se fríen los ajos limpios a fuego muy suave hasta que estén dorados.
  5. Se añade el laurel, cuidado que salta si el aceite esta muy fuerte.
  6. Se añade la pimienta en grano y se deja hacer unos minutos.
  7. Se incorporan el orégano y el tomillo y se aparta del fuego para que temple antes de añadir el pimentón para que no se queme.
  8. Se añade el pimentón dulce y si se quiere se puede poner también una puntita de pimentón picante.
  9. Cuando este bien mezclado se añade el vino que al estar frío ayudará a que no se queme el pimentón y se vuelve a poner el fuego para que se evapore el alcohol.
  10. Se añade el vinagre y se deja cocinar unos 5 minutos.
  11. Mientras se evapora el vinagre habremos colocado las sardinas en un recipiente apto para el calor de forma ordenada.
  12. Se vierte el escabeche por encima pasándolo por un colador, al haber puesto las especias molidas este escabeche saldrá un poco mas turbio pero muy sabroso, si se quiere mas transparente se añadirá el orégano y el tomillo en rama para poder retirarlo entero.
  13. Esta conserva aguanta en el frigorífico como una conserva que es, pero también se puede pasar a botes herméticos para que dure mas.


Nos vemos en el próximo:








  Image and video hosting by TinyPic

Guiso de calabaza

Este guiso lo hace mi madre de vez en cuando pero al llegar los fríos de invierno procura tener aun calabaza del otoño porque es un guiso que sienta muy bien y calentito mucho mas. 
Vereis que con los ingredientes que lleva puede resultar laborioso pero no es así, se hace en un momento y si tenéis la costumbre de tener todo preparado a mano se puede tener en apenas 30 minutos, eso si, la calabaza cuanto mas en su punto mejor. 
Os pongo los ingredientes para 1 kilo de calabaza, ya tendréis que ajustarlos según la cantidad que penséis guisar. 



Ingredientes: 
  • 1 kg de calabaza de guiso, 
  • sal, 
  • 2 hojas de laurel, 
  • 250 gr de almejas, 
  • 3 cucharadas de aceite de oliva,
  •  2 dientes de ajo, 
  • 50 gr de almendras, 
  • 1 rebanada de pan, 
  • 1 cucharadita de pimienta en grano,
  • media cucharadita de comino, 
  • 1 cucharadita de orégano, 
  • 1 cucharadita de pimentón de la vera,
  • 2 pimientos verdes, 
  • 1 tomate maduro, 
  • 1 vaso de vino, 
  • 2 trozos hermosos de bacalao desalado, 
  • 250 gr de sardinas. 




Elaboración: 
  1. Se limpia y pica la calabaza para poner a cocer. 
  2. Se pone en la olla a cocer con agua, sal y las hojas de laurel. 
  3. Mientras se fríe en la sartén los ajos, almendras y la rebanada de pan hasta que estén dorados y crujientes. 
  4. Cuando este bien frito se pasa al mortero para majarlo y se añade el comino, pimienta en grano, orégano y pimentón. 
  5. En la sartén con el resto de aceite se fríe el pimiento picado y cuando esté se añade el tomate. 
  6. Se fríe bien, se añade el vino y se deja reducir. 
  7. Se añade el bacalao y se hace a fuego muy suave para que suelte su grasa. Yo saqué la fritada pero lo ideal es hacerlo junto.
  8. La calabaza ya estará cocida entonces se añaden las almejas y cuando estén abiertas se añade el majado del mortero y la fritada con el bacalao de la sartén.


     
  9. Se mezcla bien y se añaden las sardinas y en unos 2 minutos se apaga el fuego y se deja reposar hasta el momento de comerlo.






  Image and video hosting by TinyPic

Champiñones en vinagre

Este aperitivo, además de sentar genial, está buenisimo acompañado de unas patatas chip o unas tostadas de paté.
Tiene el mismo tratamiento que para hacer boquerones en vinagre pero he usado un vinagre de menor graduación como el de manzana aunque lo he dejado toda la noche.



Ingredientes:

  • Champiñones frescos,
  • vinagre de manzana,
  • sal,
  • aproximadamente 3 dientes de ajo por cada 6 champiñones,
  • perejil,
  • aceite de oliva virgen extra.

Elaboración:

  1. Se limpian bien los champiñones quitándole el tallo y se corta en laminas.

  2. Se ponen en una fuente, se sala y se cubre con vinagre de manzana.

  3. Se tapa con film transparente y se le pone peso para que todos queden sumergidos durante todo el proceso de curación, yo lo he dejado 12 horas.
  4. Se escurren bien y se enjuagan con agua.
  5. Se extienden en una fuente y se le añade perejil picado y ajos en láminas o picados, según el gusto, yo lo pongo en láminas para luego quitarlo a la hora de comer mas facilmente porque no me gusta que sepa mucho a ajo pero si os gustan los ajos se puede poner mas picadito para luego comerlo a la vez que el champiñón.

  6. Se cubre de aceite y se deja reposar así al menos 6 horas para que coja bien el sabor del buen aceite. Luego se puede degustar con lo que mas apetezca, con encurtidos, con ensaladas crudas, cocidas, patatas chip, alcachofas.... pero como mas me gusta es con unas tostadas con paté o acompañando una tortilla de patatas.



  








  Image and video hosting by TinyPic

Patatas al ajillo

Esta receta tiene su origen en Jaén donde la llaman "Patatas en adobillo". Me ha hecho gracia ver la receta por Internet con ese nombre y conforme la veía e iba leyendo me daba cuenta que son las patatas al ajillo que se hacen aquí de siempre, así que indagando un poco he comprobado que su origen está en Jaén, concretamente en Andújar, pero en Granada se le llamó como se llama aquí a todo lo que lleva ese aliño "al ajillo". 
Cuando las proveis vereis porque una receta tan sencilla se extiende tanto a todos los rincones del mundo, es una delicia comer estas patatas, al menos para los que nos gusta tanto el aliño que lleva. 
Este es un aliño delicado hasta que encuentras la proporción adecuada a tu gusto, yo os paso las cantidades que yo le pongo pero podréis jugar con la cantidad de picante o vinagre hasta adaptarla a vuestro paladar.




Ingrediente: 
  • 2 dientes de ajo,
  • 2 patatas,
  • 1 cucharadita de pimentón dulce o picante, al gusto, 
  • 1 pizca de cominos en grano,
  • 1 cucharadita de orégano,
  • 1 cucharada de vinagre para 3 de agua,
  • Aceite de oliva virgen extra,
  • sal.    


Preparación: 
  1. En la sartén con aceite se fríen los ajos cortados en láminas y cuando estén dorados se apartan al mortero.
  2. Se fríen las patatas en gajos grandes o rodajas gruesas hasta que estén doradas.
  3. En el mortero se le añade al ajo el pimentón, que podrá combinarse con un poco de picante si se desea, el orégano y el comino y se maja muy bien.

  4. Se añade el líquido y se mezcla todo.
  5. Se quita el aceite a la sartén donde se han hecho las patatas dejado solo las que ya tiene adheridas y se añade el majado del mortero.

  6. Se deja cocer hasta que se evapore el liquido y se sirve enseguida.








  Image and video hosting by TinyPic